Deceuninck, marca de cerramientos líder en  Europa, se ha encargado de renovar las carpinterías de las ventanas de los salones principales de la emblemática residencia del Embajador de Francia en Madrid, con el objetivo de mejorar el aislamiento y eficiencia de sus estancias.

 

Debido al paso del tiempo, las ventanas se encontraban con un elevado deterioro y la deformación de la madera provocaba gran cantidad de filtraciones de aire. Con la intención de preservar el diseño y el estilo de la época de su construcción, al mismo tiempo que mejorar las prestaciones técnicas en eficiencia energética y ahorro, se ha reproducido la carpintería mediante el sistema de cerramiento abatible en PVC Zendow#neo Premium, que cuenta con el certificado Passivhaus fabricado con la exclusiva tecnología de Deceuninck, la ThermoFibra.

 

Los perfiles se instalaron con vidrios de altas prestaciones que, gracias a la ThermoFibra, consiguieron unas ventanas porencima de las exigencias de Passivhaus.

 

Asimismo, este producto, como el resto que ofrece la compañía, es de larga duración, mínimo mantenimiento y está concebido para generar el menor impacto ecológico, siendo 100% reciclado al final de su ciclo de vida.

 

Tras un estudio termográfico detallado de la fachada del palacete, gracias a la aplicación de los cerramientos Deceuninck bajo los parámetros de una casa pasiva, se ha conseguido una mejora sustancial de la hermeticidad y aislamiento térmico de los huecos de la envolvente, mayor ahorro económico y una mejora del bienestar y confort de las personas que residen.