Términos como: “construcción bioenergética”, “ecoeficiente”, “de bajo consumo” o “con criterios Passivhaus” los vemos en cualquier anuncio de inmobiliarias o promociones, que lejos de darnos un dato exacto de eficiencia o ahorros energéticos, lo diluye en unas palabras sin cuantificar pero con gancho publicitario.
De hecho, poner una envolvente, colocar buenas carpinterías y un sistema de ventilación, con estándares Passivhaus, no es garantía de tener una casa Pasiva, si no se ha llevado el riguroso estudio previo, cálculos PHPP y seguimiento de la obra, que este tipo de construcción requiere.
Es bueno pedir, y exigir el certificado oficial Passivhaus y que no se quede en un simple “bajo estándares Passivhaus”, que eso lo aguanta todo.
Por todo esto, que no nos den estándares, sino certificado Passivhaus… ¡exijámoslo!

LINKS:https://www.medgon.com/passivhaus/que-no-nos-den-estandares-por-certificado-passivhaus/