El hotel Arima ha obtenido la certificación Passivhaus Classic, la más completa, reconocida y exigente en el mundo de la edificación energéticamente eficiente. Esto garantiza una demanda de energía para calefacción y refrigeración menor o igual a 15kWh/m² al año; una demanda de energía primaria menor o igual a 120kWh/m² al año; y la práctica ausencia de infiltraciones de aire en el interior de la vivienda o edificio (menor o igual a 0,6 renovaciones por hora a 50 pascales).
No es el primer hotel certificado de España, porque en Finisterre hay un pequeño hotel de 8 habitaciones; pero sí es el primero de grandes dimensiones y el más grande certificado Passivhaus en el mundo.