La aplicación correcta del plano de hermeticidad es básica para obtener un edificio energéticamente eficiente y libre de patologías. Lo clásico, en casos de desperfectos en la membrana, suele ser las perforaciones por cables de las instalaciones eléctricas. La causa para fugas en el plano de la hermeticidad no es necesariamente el electricista y una instalación indebida sino una planificación deficiente. Muchas veces los aplicadores profesionales se ven ante situaciones de las que carecen de planificación, sobre todo en el cambio de gremios en la obra, y lo tienen que solventar de cualquier forma. También ocurre que los desperfectos se producen de forma posterior a la comprobación de la hermeticidad por instalaciones eléctricas o sanitarias que se realizan a última hora. En estos casos hay que sellar las perforaciones en la membrana de forma minuciosa. Una solución práctica para ello son los pasacables de Proclima KAFLEX. Estos se ajustan de forma estanca a los cables y consiguen una adhesión perfecta a las láminas de hermeticidad.