Las temperaturas extremas que se están alcanzando este verano, incluso en latitudes no habitualmente asociadas con el calor, pone de manifiesto la importancia de contar con viviendas acondicionadas para hacer frente a las condiciones climatológicas y evitar tanto problemas de salud como daños al medio ambiente.

El diseño bajo el estándar Passivhaus optimiza las estrategias bioclimáticas aprovechando los recursos disponibles para reducir el impacto ambiental y el consumo energético, tanto en obra nueva como en rehabilitaciones. En entornos de clima cálido, cobra especial importancia contar con sombreados adecuados, lograr mejores compacidades, favorecer ventilaciones cruzadas y aprovechar el refrescamiento nocturno gratuito o free-cooling.

El aislamiento es vital para hacer frente tanto al frío como al calor. En este sentido destaca, además del aislamiento opaco, el empleo de ventanas con baja transmisión térmica y con vidrios de factor solar específico para cada caso. La ventilación mecánica continua evita que la vivienda se sobrecaliente rápidamente al introducir aire a menor temperatura que la exterior cuando esta es elevada (entre 30°C y 40°C). Una ventaja también ante el exceso o defecto de humedad, que puede regularse en el interior del edificio.

Las ventajas de la edificación Passivhaus en climas cálidos será uno de los temas que se explorarán durante la 13ª Conferencia Española Passivhaus que tendrá lugar los próximos 21 y 22 de octubre en la ciudad de Murcia.

Puedes leer el artículo completo a través del siguiente link: https://cutt.ly/WQNIPvt