A modo de ejemplo, la Plataforma de Edificación Passivhaus ha analizado un edificio de oficinas certificado Passivhaus, construído en la localidad de Sollana (Valencia). Según las estimaciones de la Plataforma, el modelo de construcción energéticamente eficiente del edificio, de 1.500 m2, ha permitido evitar en un año la emisión a la atmósfera de 10.000 kg de CO2.

Adelina Uriarte, presidenta de PEP, ha explicado “desde PEP queremos concienciar al sector de la construcción y a las administraciones públicas de la importancia de tomar medidas cuanto antes y avanzar hacia un sistema de construcción que tenga como resultado hogares y edificios más sostenibles, saludables y energéticamente eficientes. Es una cuestión que todos deberíamos tener en mente y, por supuesto, convertirse en una prioridad en todo debate y ejecución de planes urbanísticos para contribuir a mitigar el cambio climático”.