Los edificios son lugares donde pasamos más del 80% de nuestro tiempo, según estiman los expertos. Por ello, dar paso a una arquitectura eficiente que además cuide de la salud de sus habitantes y del planeta es cada vez más importante. Incluso obligatorio: Europa dicta que a partir del 31 de diciembre de 2020 todos los edificios nuevos tendrán que ser de consumo casi nulo.
Al aspecto energético de la arquitectura sostenible se suman otros dos: el ambiental, que trabaja por que las casas nuevas no agredan al entorno y que las ciudades se adapten al cambio climático; y el social, que pone en el centro al ciudadano y lo implica en la toma de decisiones.
Posteriormente, se recoge una galería de imágenes de viviendas que cumplen los requisitos que hemos mencionado anteriormente.